Hormigón y madera: La bella y la bestia

Hormigón y madera: La bella y la bestia

El hormigón siempre se ha caracterizado como un elemento frío, asociado al brutalismo, con clara estética industrial. En gran parte, debido a su tonalidad grisácea y frío tacto. Dotándolo de aspecto rudo, ausente de emociones.

En Minimal Studio utilizamos la sinergia de materiales como son el hormigón y la madera natural, creando un preciso equilibrio entre la brutalidad del hormigón y la calidez de un material como la madera natural sin tratar. La fusión de estos revestimientos, convierte a los materiales de construcción en elementos decorativos, a menudo, con tendencia a lo escultórico.

El hormigón se posiciona

Tras estos últimos años se ha podido ver que el hormigón gana espacio entre adeptos. Este se deja totalmente al descubierto, deleitándonos con sus naturales e impredecibles imperfecciones. Ya no solo se observa entre los amantes del minimalismo extremo, sino que también lo manifiestan aquellos que se caracterizan con otros estilos arquitectónicos más sobrios.

Toda edificación, rehabilitación o construcción precisa, de un modo no negociable, de la presencia del hormigón. Entonces, porqué revestir este preciado material. En Minimal Studio no contemplamos cometer esta serie de crímenes.

interiorismo-minimal-studio

La madera

Ella, tan imperfecta, tan irregular, a la cual le afecta en exceso la variaciones climáticas, cambian su humor, incluso su fisionomía. Ella, que precisa de un periódico mantenimiente. Ella, que se ve claramente afectada por el paso del tiempo, donde sus vetas afectan a su superficie como si de arrugas en la piel se tratase. Ella, la madera.

Material noble por excelencia. Le perdonamos todas sus imperfecciones por el valor que es capaz de aportar a cada uno de nuestros proyectos. Su nobleza y calidez, su capacidad de moldeo, y su gran diversidad contrastan a la perfección con materiales ásperos y brutalistas como el hormigón. Uniendo la delgada línea entre la brutalidad y delicadeza de estos materiales.